El Castillito de Los Dolores

Creo no equivocarme si afirmo que este edificio, aún siendo una construcción notable, aportó menos al patrimonio arquitectónico de Cartagena que al desarrollo imaginativo de sus niños. Recuerdo todavía cuando alguna noche, de regreso por la carretera de Los Gabatos, vislumbraba una tenue luz en alguno de los torreones y la imaginación se me disparaba en mil elucubraciones. Por desgracia, la magia que envolvía al palacete desapareció con los años, no por mi madurez, sino por la edificación del entorno, que trasformó su bosque encantado en una moderna urbanización, encuadrándolo dentro de la ciudad para siempre.

castillito

Siento que la historia del mítico Castillito no esté sembrada de brujas, caballeros o princesas, como debería ser, sino de una realidad bien distinta que os contaré a continuación.

El Castillito en 1989. En primer plano una de las garitas (Foto: Salvador Zamora)

El Castillito en 1989. En primer plano una de las garitas (Foto: Salvador Zamora)

En el barrio de Los Dolores, en la actual urbanización de Castillitos, se encontraba la finca de D. Pedro Conesa Calderón, uno de los comerciantes más ricos de Cartagena, poseedor de varios edificios en importantes calles de la ciudad como Santa Florentina y la Puerta de Murcia, entre ellos el desaparecido Pasaje Conesa.

En la Puerta de Murcia mandó construir para su hija, Antonia Conesa, y su yerno, Isidoro Calín, el edificio del Palacio del Marqués de Fuente Sol que también da a las calles Castellini y Conducto. Isidoro Calín era propietario de grandes extensiones de tierras desde La Aljorra hasta Los Dolores, y dueño de la conocida Torre Calín. Fruto de este matrimonio es su hija Antonia Calín Conesa.

D. Pedro Conesa encargó que se construyera en su finca de Los Dolores un rincón de juegos como regalo para su nieta Antonia, una construcción que hiciera las veces de “casa de muñecas”. Semejante excentricidad fue posible gracias a su alto estatus económico.

Antonia Calín Conesa se casó con D. José de la Figuera y Cerda, el primer Marqués de Fuente Sol que llegó a Cartagena, y estuvieron viviendo en el edificio que construyó su abuelo Pedro Conesa para sus padres en la Puerta de Murcia. “El Castillito” se utilizaba como residencia de veraneo, conociéndose a partir de entonces como el castillito del marqués.

El hijo de ambos, D. José de la Figuera y Calín, ingeniero naval, se casó con Dª María del Carmen López Casal y estuvieron viviendo, junto a sus hijos, en la finca de Castillitos hasta que éste falleció el 14 de junio de 1952 y su viuda se trasladó a Madrid.

El Castillito en 1989 (Foto: Salvador Zamora)

El Castillito en 1989 (Foto: Salvador Zamora)

El Castillito data de 1900 y fue edificado en la parte más elevada de la propiedad, dominando toda la finca. Esta obra está atribuida a Tomás Rico, arquitecto de la primera vivienda de Pedro Conesa.

Torre y buhardilla de la cara norte, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Torre y buhardilla de la cara norte, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Es un edificio muy peculiar, construido con una pintoresca fantasía premodernista. La decoración de las fachada se basa en la combinación del ladrillo rojo y la piedra artificial. La planta baja es de piedra acanalada con adornos de ladrillo; en contraste, el piso superior es de ladrillo y la piedra artificial se limita a los adornos. Los guardapolvos de ladrillo en la planta baja, las cadenas de las esquinas, las buhardillas y los temas de tipo griego que decoran los guardapolvos del piso superior, podían ser motivos identificativos de Tomás Rico. Los tejados son muy puntiagudos y le dan un aire de villa colonial. Adosadas a la planta se encuentran dos torres cilíndricas que corresponden a dos cajas de escalera. La parte superior de las torres está rodeada por un balcón de hierro y coronada por una cúpula cónica.

Fachada norte, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Fachada norte, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Detalle de la parte superior de una de las torres, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Detalle de la parte superior de una de las torres, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Los interiores estaban decorados con bellas pinturas, ricos tapices y ambientaciones de inspiración islámica en algunos rincones.

En el exterior, al sur de la vivienda, se encontraba una terraza con balaustres a la que se accedía por una escalera. Ésta estaba flanqueada por unas garitas de planta hexagonal de ladrillo, adornadas con motivos geométricos. El jardín se completaba con una serie de estatuas, fuentes y bancos recubiertos de trencadís (azulejería troceada).

Puerta interior, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Puerta interior, 1989 (Foto: Salvador Zamora)

Uno de los techos, previo a su última restauración.

Uno de los techos, previo a su última restauración.

Detalles del interior aun sin restaurar (Foto: Juan de Dios Sáez)

Detalles del interior aun sin restaurar (Foto: Juan de Dios Sáez)

Desde el interior de la torre sur del Castillito partía un túnel subterráneo que comunicaba con la vivienda, de aspecto más sencillo, situada en la margen derecha de la finca.

Obras de rehabilitación del Castillito, donde se puede ver en la zona inferior parte del túnel que accedía a la vivienda.

Obras de rehabilitación del Castillito, donde se puede ver en la zona inferior parte del túnel que accedía a la vivienda.

El 1 de marzo de 1988, Dª María del Carmen López Casal, marquesa de Fuente el Sol, viuda de D. José de la Figuera y Calín, vendió la finca a una constructora, exceptuando el Castillito, que cedió al Ayuntamiento en mayo de ese mismo año para su uso como instalación lúdica o zona verde. Fue decalarado Bien de Interés Cultural el 24 de octubre de ese mismo año. A pesar de su protección BIC sufrió un proceso de abandono, degradación y saqueo, que pasó incluso por más de un incendio.

En junio de 2000, finalizó una primera restauración del edificio realizada por la Escuela Taller de la Agencia de Empleo. En junio de 2001, la Escuela Taller Jardín Botánico el Castillito de Los Dolores acondicionó un jardín botánico con plantas autóctonas en los alrededores del palacete.

Actualmente, y tras una nueva y excelente rehabilitación, la mansión alberga un cuartel de la Policía Local.

Imagen del Castillito en la actualidad. Sede de la Policía Local.

Imagen del Castillito en la actualidad. Sede de la Policía Local.

A continuación una serie de fotografías realizadas tras la magnífica restauración, cedidas por Juan de Dios Sáez.

Exterior1

Exterior2

Exterior3

Exterior4

Vestíbulo1

Vestíbulo2

Sala del balcón

Sala de los pajaritos3

Sala de los pajaritos2

Sala de los pajaritos1

Escaleras y pasillos

Anuncios

11 comentarios el “El Castillito de Los Dolores

  1. El Castillito de Los Dolores « Cartagena Antigua, me ha parecido muy genail, me hubiera gustado que fuese más largo pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra web. Besotes.

  2. El Castillito de Los Dolores « Cartagena Antigua, ¿Que mas nos puedes explicar?, me resulta insterense esta post. Saludos.

  3. Marita de la Figuera dice:

    Muchas gracias por el buen reportaje del Castillito; la información es exacta (aunque Mª del Carmen López Csal no era cubana, sino española). El tratamiento es respetuoso y veraz. Me ha emocionado volver a ver las fotografías de donde pasé mi niñez.
    M. de la Figuera

    • szamora dice:

      Gracias a usted. Comentarios como el suyo son los que me hacen seguir adelante con este proyecto. Un saludo.

    • finita dice:

      al ver este precioso reportaje he sentido una gran alegria y al mismo tiempo me han venido recuerdos,si tu eras pequeña y no lo recordaras ,pero te dire yo he jugado algunas veces con vosotros en Castillitos,eras una niña preciosa bueno creo recordaras a D.Carmelo,por cierto me he emocionado al verlo en la foto que esta con tus padres y un grupo que me imagino serian de accion catolica,bueno me he alegrado el poder mandarte estas letras y te envio un saudo para ti y tu familia por cierto no creo q m recuerdes soy finita,

  4. Pedro Martínez Agüera dice:

    Lo que si es una pena no poder saber la verdadera historia del Castillito, yo pasé a visitarlo en el verano del 1973, eramos cuatro amigos y nos acompañaba un nieto o biznieto (no estoy muy seguro) del primer Marqués de Fuentesol,, a mi corto entender tuve una sensación extraña (nunca tuve miedo), cuando nos enseño los túneles yo me di media vuelta y abandone la visita, se siente miedo, temor o no se como definirlo: Según comentarios a nivel “calle” ahí pasaron muchas cosas en vida del primer Marques de Fuentesol y parece ser que lagunas desagradables.
    Pedro.

  5. ANHERSO dice:

    Encantador el relato. Una casa de muñecas con encanto y encantamientos.mRespecto a su uso en la actualidad, pienso que no es la adecuada. No es un edificio para despachos, más bien para la realización de actos culturales. Música, exposiciones, conferencias, etcétera. Enhorabuena ANHERSO

  6. MATILDE dice:

    Estoy de acuerdo .Lo veo màs un edificio para actos culturales que despachos.No obstante ,mejor asi que cerrado .Hay un mantenimiento de esta joya,para posteriores generaciones.
    Por cierto ,se podrìa hacer tb algo con Villa Catà.?? Cadavez que paso por delante , veo como el deterioro avanza a pasos agigantados.

  7. Magnifico articulo sobre ese castillito con el que tanto soñé en mi infancia, todos los días me quedaba mirándolo desde el colegio de “los grupos” y al salir íbamos a jugar por los alrededores.
    Lastima que tras dejarlo casi en ruinas lo rehabilitaran como sede de la policía, y no como centro ludico para jóvenes que es para lo que fue construido.

  8. José Diaz dice:

    Excelente restauración, el destino es lo menos importante siempre y cuando se le de mantenimiento adecuado, las lamparas no son las adecuadas opacan la belleza de las habitaciones, las puertas de metal no combinan ni contrastan se ven mal, pero en si es una maravilla el Castillito.

  9. enrique mendoza barrancos dice:

    A finales de los 50 yo iba al colegio de Los Grupos desde donde se tenia una magnifica vista del castillo (entonces no se le llamaba castillito)Recuerdo que un grupo de los más traviesos del colegio iban a robar y comer lechugas en la huerta del castillo que aún funcionaba como tal(la hija del hortelano iba al colegio de niñas que había en la primera planta).Los domingos iban a misa de diez la familia del marqués, a la única iglesia que había entonces, llamada iglesia de los Dolores, y siempre se colocaban en la capilla de la virgen del Pilar porque había sido restaurada con dinero de los marqueses.En aquella época de la España subdesarrollada los pueblerinos veíamos a aquellas damas , caballeros, niños y niñas tan bién vestidos y elegantes como si viéramos extraterrestres ¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s